Xbox Game Pass: el Netflix de los videojuegos [Reflexión]

Xbox Game Pass: el Netflix de los videojuegos

Muchas veces de compara el Game Pass con Netflix. Un truco de marketing liderado por la propia Microsoft para tratar de asociar a su servicio de alquiler de videojuegos con un modelo de éxito. Una estratagema de libro para intentar insertar en la mente del consumidor que Game Pass es un modelo ganador y apoyado por la masa. Nada más lejos de la realidad. Copio y pego la reflexión que he visto en otro foro porque me parece de lo más interesante.

Este es el motivo por el cual el Game Pass nunca va a triunfar. Y cuando digo triunfar me refiero a convertirse en un modelo de negocio que de beneficios, y que por lo tanto no lo cierren. Muy poquita gente va a pasar por el aro de pagar 12€ al mes para acceder a un catálogo de 200 juegos. Simplemente porque el concepto es absurdo. Quieren vendértelo como el “Netflix de los videojuegos”, quieren asociar su imagen a un modelo de éxito, pero el modelo no tiene nada que ver, porque los productos de Netflix los puedes consumir de forma pasiva y los juegos no. En un mes puedes ver tranquilamente 30 pelis o capítulos de series simplemente consumiendo uno cada vez que cenes. Los videojuegos, por el contrario, se consumen de manera activa. Requieren todo de ti, no puedes hacer otra cosa mientras juegas así que al final, una persona con una vida “normal” le podrá dedicar un tiempo muy concreto cada semana a la afición. Y en ese tiempo podrá disfrutar de 1 o 2 juegos como muchísimo. ¿Para eso va a pagar el alto precio que supone Xbox + GamePass? ¿500€ en la consola + 12€/mes para alquilar un par de juegos? ¿Y cuando te canses de estar apoquinando 12€/mes y dejes de pagar, con qué cara te pones delante del espejo para asumir lo que has hecho? Cientos de euros regalados a Microsoft ¿para qué? Para finalmente no tener ni un solo juego al que jugar, ni uno. O vuelves a pagar la cuota + la conexión a Internet o nada de nada. Esclavo de un servicio sin ningún beneficio final a cambio. No parece muy agradable la idea.

Pero vamos, que esto lo sabe el más tonto. Y Microsoft no se caracteriza por tener personas de este perfil en la plantilla. El día que consigan la base de usuarios que buscan, se sube la cuota, se elimina la inclusión de los triple A first día 1 (quién quiera jugar que pague un extra) y a otra cosa. Pero mientras, están en la posición que están y tienen que hacer lo mismo que hace Epic frente a Steam, regalar su servicio porque sino no lo usaría nadie.

La prueba de esto la tenéis en Amazon, en Mediamarkt y en cualquier otra tienda. Las Xbox Series S se empiezan a acumular en los stands y no les dan salida. Ni con el efecto de escasez y llamada a la compra de PS5 y Xbox Series X, consiguen colar el caballo de Troya de la S, porque en realidad la gente sabe lo que es el GamePass y no se fían un pelo.

A buen seguro que la reflexión no es del agrado de todo el mundo, pero la cuestión es que todos los argumentos expuestos son objetivos y veraces.

Xbox Game Pass es un servicio de alquiler mensual para acceder a un catálogo de juegos que va rotando mes a mes, y que al dejar de pagar pierdes. Tanto el acceso al catálogo como la posibilidad de jugar a cualquiera de los juegos que haya jugado. Todo se esfuma porque en realidad pagaste por eso, por un servicio de acceso de alquiler. Si el modelo de GamePass se impone, el usuario recordará con muchísima tristeza la época dorada de los videojuegos que hemos vivido hasta el día de hoy.

Por suerte, creo que no son pocas las personas que se oponen a este tipo de estrategia sucia de Microsoft. El hecho de ser Microsoft también quien esté detrás, pone en alerta a muchas personas que de otra manera tragarían sin preguntarse qué hay en el fondo del todo. La gente ya conoce la forma de actuar de Microsoft y como se hace con los mercados a base de expulsar y comprar a toda su competencia.